Por ejemplo: posicionar web, email marketing, estrategias online...

Publica tu artículoCrea tu tienda online
Usuario - - Acceso de Usuarios
Martes - 22.Enero.2019

Hablemos de “fluir”, según Csikszentmihalyi

José Enebral Fernández
Páginas: ir a primera páginair a página anterior 1 2 ir a siguiente páginair a última página
He leído recientemente que algunos expertos del management hablan de “fluir”, dentro de una familia de términos (influir, confluir…) relacionados con el liderazgo, de modo que, según esta visión, el liderazgo de equipo consiste en conseguir que los colaboradores “fluyan”, lo que parece significar que “den lo mejor de sí mismos”. La verdad es que de “fluir” y de “flujo” se habla bastante, y especialmente desde que el profesor Ciskszentmihalyi bautizó así los estados de euforia del alto rendimiento que venía estudiando. Me ha parecido oportuno recordar, con el lector interesado, las características del estado de “flujo”, por su relación con la calidad de vida en el trabajo y, en general, con el disfrute en nuestras vidas; pero, obviamente, “fluir” seguirá teniendo los significados que otorgue el diccionario, y los que legítimamente otorgue cada usuario del verbo.


Consciente de que en nuestro desempeño profesional podemos alcanzar mayor calidad de vida sin perjuicio del rendimiento, e incluso en beneficio de él, me interesé hace años por la psicología de la felicidad y el Positive Psychology Movement. Primero leí algunas cosas de Csikszentmihalyi e incluso llegué a intercambiar algún mail con él, recién instalado en California; y también leí luego La auténtica felicidad, de Seligman. Hay buenos libros sobre todo esto, pero yo suelo releer Fluir, de Mihaly Csikszentmihalyi: un libro que fue muy comentado cuando apareció en los 90, y de cuyo contenido encontramos referencias en muchos otros autores, incluidos los que escriben sobre la inteligencia emocional en el trabajo. Creo que este autor, y quizá sin proponérselo, se ha convertido en una referencia también en el mundo del management y los recursos humanos, y tampoco habría que perderse su libro Creatividad, ni los más recientes.

Me propongo comentar el contenido de Fluir en lo que más se aproxima a nuestro mundo de los recursos humanos. Dejando una más detenida síntesis a cada lector del libro, resumo aquí algunos de los mensajes del autor, prestigioso psicólogo norteamericano de origen húngaro, tras su prolongado estudio de los momentos en que nuestro rendimiento fluye sin que nos suponga esfuerzo, al tiempo que nos sentimos concentrados en la actividad porque nos gusta, perdemos la noción del paso del tiempo y experimentamos una cierta euforia. Es el automotivante estado de “flujo” o de “fluidez” (según traduzcamos el sustantivo flow), que puede darse en el ocio, pero también en el trabajo, y cuyos más visibles enemigos son la apatía y la ansiedad. Obviamente, nos sentimos atraídos por las actividades que nos llevan al “flujo”.

Vale la pena identificar bien los estados de flujo, porque podemos propiciarlos y llenan de disfrute nuestra actividad. Según las declaraciones recogidas en el estudio, de estos momentos o estados podemos decir:

- Se producen cuando encaramos desafíos que podemos asumir.
- Estamos absolutamente concentrados en la actividad.
- Hay metas claras que conseguir, y las conseguimos.
- La actividad nos procura realimentación inmediata.
- Nos parece que estamos superando el reto con sorprendente facilidad.
- Nos despreocupamos de los riesgos o peligros que la actividad conlleva.
- Perdemos la noción de nosotros mismos.
- El sentido de la duración del tiempo se altera.
- La actividad viene a constituir un fin en sí misma.
- Sentimos cierta íntima euforia de triunfo.

Ya se ve que se trata de un estado de disfrute, en que nos sentimos flotar o fluir, y que no debemos confundir con otros estados de felicidad, fruto de buenas noticias o de situaciones meramente placenteras. Y eso pretendemos: disfrutar todo lo que podamos, también en nuestro desempeño profesional; toda la organización se beneficiaría de ello. Lógicamente, no podemos estar en flujo durante toda la jornada de trabajo, pero la actividad nos resulta, en general, gratificante mientras nos produzca suficientes momentos de fluidez.

Una primera reflexión nos brota, y es lo fácil que resulta, para quien quiera y pueda, cerrar a otra persona el acceso al flujo: basta con situar a la víctima en un puesto en que se aburra por la simplicidad del trabajo, o que se estrese por las dificultades que encuentra. Pero por aquí llegaríamos al mobbing, y de lo que nos habla el libro es del flujo. Pensemos, por consiguiente, que todos estamos bien colocados en nuestra zona de desafío asumible, y, a partir de ahí, propiciemos la aparición de este estado de disfrute. El autor nos dice que el elemento clave de esta experiencia óptima es que tiene un fin en sí misma, es decir, que es autotélica.

Páginas: ir a primera páginair a página anterior 1 2 ir a siguiente páginair a última página
Compártelo:meneamedeliciousgoogle bookmarkstwitterfacebooktumblr
Vota:
Resultado:
(243 votos: promedio 1.08 sobre 10)
Autor: José Enebral Fernández
07/02/2005
ir arriba

Comentarios

añadir comentario
Esta web no se hace responsable de los comentarios escritos por los usuarios. El usuario es responsable y titular de las opiniones vertidas. Si encuentra algún contenido erróneo u ofensivo, por favor, comuníquenoslo mediante el formulario de contacto para que podamos subsanarlo.
ir arriba

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestrapolítica de cookies. Aceptar